Web café 02. Negroponte

por Francisco Reveles

Recientemente vino a México el ex presidente socialista de España, Felipe González (algunos dirían también ex socialista), y habló con empresarios y periodistas sobre el fenómeno mundial de la liberalización económica. González dio una perspectiva bastante amplia sobre un asunto que, desde su pragmatismo, ve como inevitable; un camino que hemos de transitar nos guste o no, pero para el cual podemos aprovisionarnos si dejamos de enredarnos en argumentaciones bizantinas sobre principios básicos para el funcionamiento de un país, como una macroeconomía sana.

A los empresarios les recordó que tienen una responsabilidad social, y que necesitan al Estado para que prepare individuos con una educación sólida y buena salud, cosa que no puede hacer si todos están pobres y desempleados. A los demás les hizo ver que es poco realista tratar de negociar un acuerdo en igualdad de condiciones entre un país emergente, como México, y lo que llamó sin tapujos y con sarcasmo “el Imperio”. La visión de González, por la que muchos lo han criticado, es hacia delante. González cuestiona el dogmatismo y se describe a sí mismo como un hombre de ideas, no de ideologías.

Similar a este fenómeno de la globalización económica, es el de la revolución digital. Mutuamente se facilitan y pronto llegarán a un punto en que serán indiferenciables. Como el primero, la revolución digital es inevitable, y uno de sus protagonistas y cronistas (sí, juez y parte) más sobresalientes es Nicholas Negroponte, científico del célebre MIT Media Lab. Su posición privilegiada como actor y espectador del cambio lo convierte, como a tantos otros gurúes del “Imperio”, en un profeta fácil, que ve venir los cambios en las tecnologías de la información porque ellos los están creando, o bien porque ya sucedieron en su país y sólo es cuestión de tiempo que se extiendan a otras economías. Pero Negroponte es sobre todo un científico y, como tal, un hombre de ideas que, a la manera de Felipe González, ha evolucionado desde una necesidad de imponer modelos limitados del mundo hasta una pasión por proponer ideas que pueden generar cambios inauditos y muy probablemente equilibradores de la brecha entre los privilegiados de la tecnología y los desposeídos de la misma. Por eso ahora que viene a México, vale la pena escucharlo, y retomar, sin dogmas, las ideas que puedan servir para habilitar el acceso a la información de millones de mexicanos.

Un pensamiento en “Web café 02. Negroponte

  1. Pingback: Volver al futuro visto desde el pasado 2 | nihilalienum

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s